Detenidas en Calpe dos personas por estafas y hurtos a turistas

En la localidad costera de Calpe, la Guardia Civil ha detenido a dos personas, en dos actuaciones diferentes, como presuntas autoras de varios delitos de hurto, estafa y robo con violencia e intimidación a personas extranjeras de avanzada edad.

El primer detenido ha sido un ciudadano francés de 34 años, que abordaba a ciudadanos extranjeros cuando hacían uso del cajero automático.

Siempre bien vestido y con apariencia de turista, se dirigía a ellos con el pretexto de que el cajero no les había entregado todo el dinero. Amablemente, les pedía que volvieran a introducir su tarjeta para subsanar el error, momento que aprovechaba para observar el número PIN. Una vez conseguía la clave, utilizaba todo tipo de artimañas para sustraer la tarjeta y hacerles creer que el cajero se la había “tragado”.

De este modo actuó en Calpe, Alfaz del Pi y Santa Pola, hasta que agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Calpe, establecieron un operativo de vigilancia y lograron localizarlo en las cercanías de un cajero, mientras acechaba a una nueva víctima.

Se calcula que este hombre de 34 años, detenido como presunto autor de tres delitos de hurto y estafa bancaria, habría estafado la cantidad de 3.000 euros aquí en la costa alicantina, aunque también posee antecedentes por estafas similares en Francia. Tras pasar a disposición judicial, ha quedado en libertad con cargos.

Imagen del detenido por los hurtos y estafas en cajeros automáticos

En prevención a los delitos cometidos contra turistas y personas de avanzada edad, la Guardia Civil de Calpe también detuvo a una mujer, presunta autora de tres delitos relacionados con el método abrazo, en los que se acercaba a hombres mayores y tras dirigirse a ellos de forma cariñosa, con besos y abrazos, conseguía sustraer relojes de alta gama y otros efectos de gran valor.

Esta mujer, sobre la que constaban requisitorias de varios juzgados, trató de evitar la detención dando a los agentes una identidad diferente a la que figuraba en las requisitorias. Poseedora de dos documentos acreditativos de identidad, uno con el apellido de soltera y otro con el apellido de casada, los alternaba a conveniencia para despistar a las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Finalmente, confesó ambas identidades y fue detenida como presunta autora de un delito de robo con violencia y dos delitos de hurto. Tras su detención quedó en libertad con cargos.

Imagen de la mujer detenida

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies