El Ayuntamiento de Els Poblets y Aqualia reparten botellas de cristal entre los vecinos para promover el consumo del agua del grifo

Con objeto de poner en valor la calidad del agua de la que se puede disfrutar en los grifos de Els Poblets, el Ayuntamiento y Aqualia ponen en marcha la campaña “Tan claro, tan simple. En Els Poblets agua del grifo”. A lo largo de la mañana, y durante unos días en adelante, en el Ayuntamiento y en la oficina de Aqualia se reparten botellas de cristal para animar a la población a que las rellenen con agua del grifo para su consumo diario.

La alcaldesa, Carolina Vives, ha explicado que “beber agua del grifo es más económico y sostenible que beber agua embotellada, ya que no se utilizan envases de plástico ni se gasta combustible para transportarla”.

Así mismo, el concejal de Servicios, Salvador Sendra, ha subrayado “que el agua de Els Poblets es apta para el consumo y salubre, beneficiosa para la salud, ya que tiene las condiciones sanitarias idóneas para consumirla”.

Por su parte, el responsable de Aqualia en Els Poblets, Alejandro Segura, ha destacado que la mayoría de las veces los ciudadanos desconocen la calidad del agua de sus grifos: “Muchas personas compran botellas o garrafas de agua mineral porque creen que es más saludable, pero en realidad no tienen necesidad de gastarse ese dinero ni de cargar ese peso, porque el agua suministrada a sus casas es de una alta calidad, el agua del grifo es el producto alimentario más controlado que existe, estando sometida a un estricto control”.

El agua del grifo es igual (o mejor) que la embotellada

En España el agua del grifo está extremadamente protegida desde el punto de vista legal y sanitario. Es uno de los productos alimentarios más controlado, sujeto a un triple control: Sanitario, Técnico y Económico, así como el propio que realiza el gestor del servicio, avalado por las diferentes normas de calidad.

Las autoridades sanitarias exigen controlar hasta 53 parámetros en el agua del grifo. Las aguas embotelladas tan sólo exponen unos pocos, entre 5-8 en su etiqueta sin ofrecer un valor de referencia. Además de estos aspectos hay que tener en cuenta el ahorro económico que supone consumir agua del grifo, que supone un coste medio de 0,10 € por persona/mes, mientras que el consumo de agua embotellada es una opción mucho más cara, alrededor de 20 € al mes por persona.

Junto a esto, hay que tener en cuenta que el 90% del coste del agua embotellada es la propia botella, envase que, además, de forma mal gestionada puede provocar daños en el entorno. Harían falta 3 litros de agua para fabricar una botella de plástico de medio litro (huella hídrica).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies