El Poble Nou de Benitatxell reforma su piscina para convertirla en un referente en España en sostenibilidad, ahorro energético y ecología

El Poble Nou de Benitatxell sigue avanzando hacia la sostenibilidad al reformar su piscina con maquinarias de última tecnología para convertirla en un referente en España y Europa en sostenibilidad, ahorro energético y ecología. El objetivo es el ahorro del consumo de energía para reducir el gasto del consistorio y el impacto ambiental. Entre las obras cabe destacar la instalación de maquinarias más eficientes y de mayor potencia térmica que, a su vez, contribuirán a un considerable ahorro energético. Una de las más destacadas ha sido un recuperador de calor que ahorrará energía al aprovechar el aire caliente que antes se expulsaba al exterior. La piscina, por tanto, reducirá el consumo energético en un 88% al recuperar el calor del agua. Esta apuesta unida a una nueva caldera de condensación con una eficiencia del 105%, conseguirá que la piscina municipal sea un referente en ecología al dejar de emitir 87 toneladas de carbono CO2 al año.  Además, la antigua instalación hidráulica ha sido sustituida por otra nueva con tuberías ecológicas.

Estas grandes inversiones se completarán a principios del próximo año con la sustitución de las 25 placas solares actuales por otras fotovolcaicas. Otro de los efectos de la nueva instalación es que los bañistas ya no se quedarán nunca sin agua caliente en las duchas, cuyo caudal está garantizado. Con todo, la piscina municipal del Poble Nou de Benitatxell será la primera en España, y una de las pioneras de Europa, que contará con una instalación 100% de energías renovables. “Hemos apostado por una piscina referente en sostenibilidad para un consumo más eficiente. Para ello hemos puesto en marcha de un equipo de recuperación de calor del agua de renovación de la piscina municipal. La inversión repercutirá en el descenso de la energía consumida para calentar el agua y, por tanto, en la factura y en el impacto sobre el medio ambiente” ha destacado el concejal de Deportes y Medio Ambiente, Manolo Segarra.

Otras obras que se han realizado ha sido la renovación de los conductos para deshumidificar el aire así como las reformas en los vestuario y duchas, pavimentación, grifería, trampolines con una inversión total final de 100.000 euros financiados íntegramente por el consistorio poblero. Tras 15 días de trabajo intenso, la piscina municipal volverá a abrir sus puertas el próximo lunes, 17 de septiembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies