Espantada o Democracia

El pasado jueves 25 de Mayo de 2.017, el pleno de la corporación de Dénia asistió a una espantada general de la bancada popular, sintomático de la falta de respeto a la corporación a la que pertenecen, de la rancia política a la que habitualmente nos tiene acostumbrados del gobernismo desde arriba en lugar desde la calle, y el de la inercia en lugar de la acción.

Este suceso se produjo en el contexto de la intervención de la concejala de Urbanismo, Maria Josep Ripoll, con ocasión de la pregunta realizada por la Concejala de Ciudadanos Mari Martínez, sobre las medidas a adoptar en la ejecución de las obras del plan confianza durante el verano, a fin de no perjudicar o en su caso conciliar la temporada alta.

Maria Josep Ripoll manifestó que se tomarían medidas para minimizar las molestias que las obras pudieran generar, siendo inviable el aplazamiento de las mismas ante el peligro de perder las subvenciones por ejecución fuera de plazo, y ante la imperiosa necesidad de invertir en Dénia, de dotar a la ciudad de los servicios y la calidad de espacio publico que se reclama durante años, pues no olvidemos, Dénia es la última ciudad de toda la Comunidad Valenciana que aún no ha ejecutado el plan confianza. Es a propósito de esta circunstancia que se produjo la consabida “espantá”, debido a que la concejala de urbanismo recalcó la parálisis del plan confianza durante 7 años del gobierno del Partido Popular, que no sacó adelante ni una sola obra durante casi dos mandatos.

Tan insoportable verdad para sus autoras, culminó con el abandono de la silla del pleno corporativo, y por ende, de las responsabilidades políticas de cada miembro del partido popular, ante la carencia de argumentos versus injustificada dejadez de inversión en la ciudad, pues no olvidemos que durante los 7 años de su gobierno, o mejor dicho, desgobierno, tan solo se ejecutó la maqueta del teatro la Nau, a saber:

La historia del Plan Confianza en Dénia que le duele al Partido Popular, arrancó con el pentapartido que desalojó al PSPV y Compromís con una moción de censura en 2008, y gobernando en 2.009, quiso destinar más de 9 millones de euros que le correspondían a Dénia a un megaproyecto: El Teatro Auditorio de la Nau. El ego del partido popular proyectado en el teatro auditorio acabó siendo inasumible, pero con un vallado y una maqueta que supuso un coste de 1 millón de euros finalmente perdido. Cuantas obras se podrían haber financiado con ese millón de euros.

A finales de 2013 se aprobó un listado de actuaciones con la participación de la ciudadanía. Al final, a la actual bancada popular que integraba el gobierno de Ana Kringe solo le dio tiempo de licitar un plan de asfaltado de calles por casi un millón, pero el concurso quedó desierto y tuvo que volver a publicarse. Al final, cero proyectos del plan confianza para el único municipio de toda la Comunidad en la que no se ha invertido ni un euro del plan confianza hasta la llegada de la nueva corporación.

La concejalía de urbanismo ha precisado de 2 años de arduo trabajo en la realización de los proyectos, modificación de otros, presentación, tramitación, licitación y adjudicación para no perder el plan confianza, y que éste sea una realidad tangible a partir del mes de Junio. Ninguna aportación, trabajo o esfuerzo del Partido Popular, una bancada formada por los mismos miembros apartados del gobierno por las urnas, y que no resisten a asumir sus propios errores públicamente y en el pleno de la ciudad. Frente a la espantada, más democracia. Y es que Dénia sigue despertando.

PSPV-PSOE Dénia
PP abandona pleno

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies