Fontilles atiende a 787.000 personas vulnerables o dependientes en plena pandemia de COVID-19

La Fundación Fontilles, entidad valenciana que desde 1909 trabaja por la salud de colectivos vulnerables, atendió el año pasado a más de 787.000 personas en España y el resto del mundo en plena expansión de la COVID-19, de acuerdo con los datos de la memoria de actividades de 2020 recientemente aprobada por su patronato. “La pandemia y sus consecuencias nos ha demostrado la importancia de la salud y la necesidad de no dejar a nadie atrás, reafirmando la importancia de la misión de Fontilles de llevar salud y atención a las personas más vulnerables desde lo local hasta lo global”, ha afirmado al respecto el presidente de la organización, Juan Lorca.

En el ámbito local, el Sanatorio San Francisco de Borja, ubicado en el municipio de la Vall de Laguar (comarca de la Marina Alta, Alicante), prestó atención socio-sanitaria a 216 personas: 117 pacientes crónicos o con discapacidad en el Hospital Ferris de media y larga estancia, especializado en rehabilitación postoperatoria y cuidados paliativos; 82 mayores con algún grado de dependencia en el Centro Geriátrico Borja; y 17 personas en el Centro Nacional de Referencia en Lepra, 13 de ellas residentes y otras 4 de manera ambulatoria, derivadas por los servicios de salud de diversas comunidades autónomas tras haber contraído la enfermedad.

“En el Sanatorio, hemos puesto todos los medios para continuar dando la mejor atención con medidas de seguridad y prevención frente a la pandemia que, con la colaboración del personal, familias y residentes, han permitido mantener la seguridad de todas las personas a las que atendemos”, ha explicado Lorca. Además, los residentes del centro geriátrico se han beneficiado de tres proyectos pioneros: por un lado, “Música para despertar”, un programa dirigido a pacientes con Alzheimer cuyo objetivo es despertar sus recuerdos y emociones a través de la memoria musical; por otro lado, el desarrollo del modelo de atención centrado en la persona, a través del refuerzo de la figura del profesional de referencia en el centro y de la elaboración de historias de vida de los usuarios; por último, el proyecto “Modifica”, que busca mejorar la calidad de vida en las residencias a través del uso del color.

En el ámbito global, los 23 proyectos de cooperación sanitaria internacional han beneficiado a 786.846 personas en Asia, África y América Latina. En Asia, mediante 13 iniciativas en India, el país más afectado por la lepra, que han permitido atender a 681.207 personas. En América Latina, con tres programas en Nicaragua, uno en Honduras, otro en Brasil y otro en Bolivia, de los que se han beneficiado 35.440 personas, 2.000, 5.000 y 17.349, respectivamente. En África, con dos acciones en Mozambique que han prestado atención a 45.850 personas.

Los proyectos se han ocupado de combatir la lepra, el mal de Chagas, la úlcera de Buruli, la filariasis linfática y otras enfermedades desatendidas ligadas a la pobreza, así como de fomentar iniciativas de prevención de discapacidades, rehabilitación física y socioeconómica, y salud materno-infantil y comunitaria. “En cooperación internacional, hemos adaptado nuestro trabajo a la situación de cada país para que ninguna persona afectada por lepra, o cualquier otra enfermedad ligada a la pobreza, quede sin atención y tratamiento”, ha recordado Lorca, quien también ha subrayado que “dada la vulnerabilidad de estas personas, hemos tenido que apoyarles con reparto de kits de primera necesidad y alimentos, además de informarles y facilitarles medidas de protección frente a la COVID-19”.

Fontilles no solo ha ayudado a personas vulnerables, sino que también ha contado sus vivencias para sensibilizar a la población. En este sentido, destaca el estreno en enero 2020 del documental Asha, historias de lepra y esperanza, promovido por la entidad, dirigido por el documentalista Alberto Pla y financiado por la Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, que visibiliza la experiencia de mujeres indias que han superado la lepra y su estigma. La película fue seleccionada en nueve festivales de cine social y solidario, y el pasado 12 de julio ganó el primer premio en Igualdad de género del SDGs in Action Film Festival, organizado por Naciones Unidas.

Todo ello ha sido posible gracias a la colaboración con 18 socios locales; el trabajo de los 118 empleados de la entidad; las aportaciones de los 201 voluntarios y de las diferentes peñas de amigos de Fontilles diseminadas por la Comunitat Valenciana; y el apoyo económico de 2.353 donantes y de la Generalitat Valenciana, el Ajuntament de València, la Fundación Probitas, la Fundación Bancaixa, la Fundación ADEY, la Fundación Repsol, la Universidad de Alicante, el Ayuntamiento de Aspe, Mutua Madrileña, Secours aux Lépreux y la Associazione Italiana Amici di Raoul Follereau.

Además, la entidad ha continuado siendo referente de investigación en la lucha contra la lepra gracias al trabajo en red con entidades como ILEP (Federación Internacional de Organizaciones de Lucha contra la Lepra) o el Consorcio Internacional para la Discapacidad (IDDC). Asimismo, mantiene acuerdos de colaboración con la Universidad de Alicante y la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies