La Marina Alta registra en el último año 22 incendios

El Observatori Marina Alta, entidad CREAMA que recoge en su web todos los datos estadísticos sobre nuestra comarca y los municipios que la integran, lanza una nueva infografía con datos referidos al entorno medioambiental con el que convivimos. El informe completo sobre esta infografía y otras que ya ha publicado el Observatori Marina Alta se pueden descargar en la sección de Servicios/Informes Sectoriales de su web observatorimarinaalta.org.

La gestión y mantenimiento de nuestro territorio como la protección del medioambiente son claves fundamentales en el desarrollo de los municipios, esto comporta una implicación cada vez mayor por parte de la ciudadanía en primera instancia y por los organismos competentes en la gestión y administración sostenible de sus localidades. Existe un movimiento creciente dirigido hacia un crecimiento local sostenible e integrador que entre sus distintos ejes se destaquen políticas de conservación y protección de sus recursos naturales. En esta línea se resalta la protección y cuidado de nuestro entorno; base fundamental para un crecimiento inteligente y solidario de transformación del modelo actual crítico con el medioambiente hacia el proteccionismo, cuidado y conciencia del patrimonio natural.

Una de las grandes preocupaciones anuales es la cantidad de incendios acaecidos. Durante el 2018 se han registrado 22 incendios en la Marina Alta, de los cuales casi la mitad son provocados. Algo más de 27 hectáreas fueron afectadas por incendios en 2018 según datos provisionales de Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica. El término municipal más afectado ha sido Dénia (48% del total de la superficie quemada en la Comarca), aunque en número de focos, Xàbia es el área territorial con más incendios (4). Desde la Conselleria se contabilizan 20 depósitos de extinción en la Comarca.

Los incendios en la última anualidad registrada aumentan en más del doble tanto en número como en hectáreas quemadas respecto al 2017. Resaltamos el gran incendio (casi 690 ha) del 2016 en el paraje de Cumbres del Sol ubicado en Poble Nou de Benitatxell.

Los efectos del cambio climático no solo se perciben en la tierra, las masas de agua de la superficie y mares también se ven afectadas. Según la Fundación CEAM (Fundació Centre d’Estudis Ambientals del Mediterrani-CEAM) resaltan que en las últimas décadas la temperatura de la superficie del mar mediterráneo ha aumentado en promedio 1,3ºC -alcanzando en algunas parcelas un incremento de hasta 2ºC-.

Según la Encuesta de Infraestructuras y Equipamientos Locales en la Marina Alta se identifican 161 depósitos de agua que dan servicio a todos los núcleos de población cuya titularidad o gestión puede variar. Entre todos ellos albergan un volumen de más de 233.000 m3, destacando el municipio de Calp en cuanto a mayor volumen útil almacenado en sus depósitos para suministrar a sus núcleos de población (en otros casos, depósitos ubicados en un determinado municipio pueden prestar servicio a su propio municipio como a otros colindantes).

En la Marina Alta se sabe de la riqueza paisajística que aglutinan sus localidades. Prueba de ello son los paisajes protegidos que la Generalitat Valenciana resalta entre sus figuras de protección de espacios naturales. Dentro de la red natura 2000, como Red Ecológica Europea de áreas de conservación de la biodiversidad figuran los lugares de interés comunitario y las zonas de especial protección para las aves. Estas áreas comprenden la superficie preservada más amplia, con casi la totalidad de la superficie protegida de sus 23.000 ha y 21.000 ha respectivamente. (97% y 89% protegido respectivamente). Somos la 4ª comarca de la provincia con más superficie protegida respecto a la superficie de su territorio).

En cuanto a la recogida de residuos, la Encuesta de Infraestructuras y Equipamientos Locales publica series históricas sobre recogida de basuras. Teniendo en cuenta que está pendiente de terminar los registros de 2018, se muestra la tendencia creciente de generación y recogida de residuos, en concreto residuos depositados en los contenedores de reciclaje. Estos valores indican, por un lado, el aumento anual de consumo por habitante de productos reciclables y también manifiesta una mayor conciencia social por el reciclaje.

A pesar de las iniciativas y buenas intenciones para solucionar nuestros problemas con el entorno natural, la realidad es que la situación ha empeorado. El cambio climático se ha acelerado y desde la posición política, empresas y colectivo científico se deben concentrar esfuerzos y recursos en definir estrategias donde el eje común sean las personas y el planeta como centro del modelo económico, poniendo especial foco en las personas. Deben aportar soluciones hacia un territorio sostenible o un territorio consciente enfocados en la regeneración de ecosistemas y respeto al medio ambiente.

Esta línea de acción marca uno de los ejes fundamentales del cumplimiento de las estrategias de desarrollo sostenible. Una propuesta es enfocar esfuerzos en implantar un modelo territorial circular donde el objetivo es que el municipio se acerque lo máximo al residuo 0, esto es, minimizar la entrada de residuos en los diferentes procesos /sectores del municipio, optimizar lo que ya está dentro del sistema y minimizar el número de residuos no aprovechables generados. Minimizar la extracción de recursos tiene un impacto positivo sobre la naturaleza y reducen las emisiones de CO2.

El pasado 25 de noviembre de 2019, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), los niveles de los gases de efecto invernadero que atrapan el calor en la atmósfera han alcanzado un nuevo récord sin precedentes. En la Comunidad Valenciana las emisiones en 2018 han sido de casi 9 millones de toneladas, estas emisiones de CO2 han sido un 37% superior a la cantidad asignada gratuitamente. En la reciente cumbre climática celebrada en Madrid surgirán modelos para el cambio climático. Europa como primer continente en declarar la alerta climática tiene a países como España o Francia que marcan el objetivo disminuir las emisiones de CO2 respecto a 1990 del 55% para el 2030.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies