Manifiesto del PSPV- PSOE y Joves Socialistes de la Marina Alta sobre los 40 años de la Constitución Española de 1978

En una palabra: orgullo. Orgullo es lo que sentimos los y las socialistas de la Marina Alta al celebrar que la Constitución de todo el pueblo español, en la que se halla el reconocimiento de la pluralidad y la diversidad de todos los territorios del Estado, así como de sus gentes, cumple 40 años. Una carta magna que nació de las entrañas mismas del ideario socialdemócrata español, que lleva nuestra impronta, a través de principios y valores como la igualdad, la justicia y la construcción del bien común. Sentimos este día, en nuestra condición de demócratas, como aniversario propio que nos hace recordar, calendario en mano, que es la cuarta década en la que podemos proclamar bien alto que convivimos cívicamente en un Estado de Derecho, tras sufrir en nuestras propias carnes el atraso y la restricción de derechos y libertades que impuso, fusil en mano, la dictadura fascista.

El día de hoy es el aniversario de nuestra Constitución y, por extensión, del triunfo de los y las demócratas, pero también del éxito de la razón, la tolerancia, el respeto, la paz, la humanidad, la solidaridad, el equilibrio, la empatía y la fraternidad entre gente de distinta procedencia, con tradiciones y culturas diferentes y que reconocen se reconocen mutuamente, en una recíproca acción en la que juntos de la mano trabajan día a día por un mañana mejor en nuestra sociedad. Nuestra gratitud es inconmensurable con aquellas y aquellos que, llevados por un espíritu vertebrador y constructivo, hicieron de nuestros derechos políticos una realidad en la que hombres y mujeres deciden libremente sobre su futuro. Lo es porque, a su vez, garantizaron una integridad como nación política, en la que las diferentes naciones culturales que en ella residen hallan un marco de convivencia pacífica, con respeto a los particularismos de cada pueblo, y de solidaridad interterritorial, en el que cada uno de ellos puede desarrollarse sin trabas ni impedimentos.

Tras 40 años de vigencia, los socialistas de la Marina Alta abogamos por un proceso reformador, que actualice la Constitución a los nuevos tiempos, para que se recoja en su alma misma, como texto fundamental, nuevas necesidades de inclusión y justicia social, así como ciertas sensibilidades, con una óptica en la que el camino hacia una mayor federalización en el Estado debe ser el norte hacia el que avanzar, como remedio a la carencia de representación en el sentir de una parte de nuestros convecinos.

Un proceso reformador que implica un proceso previo de reflexión y consenso, en el que se debe cerrar la puerta a la intolerancia, apostando decididamente por la conservación de aquellos pilares de nuestra democracia cuyos cimientos, sin la debida responsabilidad y decoro hacia nuestra reciente historia, pueden verse afectados. Por ello, es férreo nuestro afán de acometer un cambio, pero no lo es menos nuestra convicción en mantener, con todas nuestras fuerzas, el clima de asociación y mutualidad que impera en nuestras vidas desde aquel glorioso 1978.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *