Opinión Intersindical Salut Denia»Un programa para el Comisionado de Denia»

La convocatoria de la plaza de comisionado en el Departamento de Salud a concurso público por libre designación el pasado miércoles no ha hecho más que confirmar nuestros peores temores. A saber, que la Consellería de Sanidad Universal y Salud Publica no tiene intención de mover ficha de momento.

Esta convocatoria ha caído como un jarro de agua fría sobre todos los profesionales del departamento que ven desesperados como el ansiado cambio no llega. Después de pasar un verano todavía más desastroso que los anteriores en el que la Consellería no ha hecho absolutamente nada por atar en corto a Marina Salud y aliviar la situación de profesionales y pacientes la convocatoria pública, que retrasará el cambio como mínimo dos meses más, parece una burla. Si la Consellería pensaba licitar las plazas debería haberlo hecho de forma inmediata, nada más constituirse el nuevo gobierno, no tres meses después. Por otro lado la legislación vigente establece que se pueden nombrar altos cargos de forma directa y provisional por un periodo de hasta dos años, tiempo más que suficiente para revertir la gestión de la sanidad en la Marina Alta. Por lo tanto, la publicación de esta plaza de comisionado contradice en esencia lo que la Consellería ha anunciado ya varias veces, que piensa devolver el departamento a la sanidad pública.

Tres meses después de la formación del nuevo gobierno valenciano, supuestamente de progreso, nos encontramos con una situación similar a la anterior, una Consellería que no tiene intención real de cambiar las cosas. Similar pero más decepcionante puesto que frustra las esperanzas de profesionales y ciudadanía.

Ante esta nueva/vieja situación Intersindical Salut Denia anuncia que seguirá luchando con más fuerza que nunca por la reversión y por el restablecimiento de los derechos de profesionales y usuarios. Para ello, y ante el inmovilismo de la Consellería hemos decidido marcar una hoja de ruta para el comisionado de Dénia, independientemente de quién ostente el cargo.

Pensamos que el comisionado de la Consellería de Sanitat en el Departamento de Salud de Dénia debería ser la figura clave para preparar el camino de vuelta de la atención sanitaria en la Marina Alta a la gestión pública. Para ello debería contar con el apoyo total de la Consellería y establecer una comunicación fluida con los profesionales del departamento. Además consideramos que es oportuna la sugerencia de la Plataforma de la Sanidad en el sentido de que se constituya un consejo formado por alcaldes y/o concejales de progreso de la comarca cuya función sea auditar de forma abierta y permanente los movimientos del comisionado.

Hay una serie de medidas que el comisionado debería tomar de forma inmediata, como son la apertura permanente de la sala de hospitalización que permanece cerrada mientras que las urgencias del hospital se colapsan; desmontar la Unidad de Alto Rendimiento, que convierte la sala de maternidad en un batiburrillo de enfermos de todas las especialidades, algunas veces infecciosos; poner en marcha la unidad de salud mental infantil y adolescente con profesionales suficientes y especializados en la patologías propias; normalizar la derivación de pacientes al Hospital La Pedrera y al resto de hospitales de la red pública de la Comunidad Valenciana; ajustar los niveles de la plantilla estructural a las necesidades reales de personal y sustituir bajas y vacaciones; revisar la cartera de servicios de determinadas especialidades que se prestan en el hospital sin tener los medios humanos suficientes; comprobar que pacientes privados o de otros departamentos no pasan por delante de los pacientes de la Marina Alta en las listas de espera; realizar el seguimiento de los códigos ictus y SCACEST, que en la actualidad no se están cumpliendo de forma adecuada.

Además de las medidas inmediatas el comisionado debería, de forma paralela, y en colaboración con los profesionales del departamento y los servicios jurídicos de la Consellería de Sanidat, preparar un informe de incumplimientos de contrato, que sirva como base para la rescisión del mismo de acuerdo con el Pliego de Condiciones Administrativas y la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas. Es falso y malintencionado decir que no se puede rescatar la sanidad de la Marina Alta porque no hay dinero. Más bien al contrario, Marina Salud debe indemnizar a la Consellería de Sanidad Universal y Salud Pública por no haber construido el segundo centro de salud de Dénia y por no haber ampliado el centro de salud de Calp, tal y como figura en la modificación del contrato. Según los cálculos de este sindicato dicha indemnización ascendería como mínimo a seis millones de euros. Según el Pliego de Condiciones en su punto 14.1 la fianza definitiva asciende a 7.000.000 de euros, con lo que sería suficiente para cubrir este coste.

Como base para el informe de incumplimientos el comisionado debería impulsar tres auditorias: una auditoría asistencial, una auditoria económica y una auditoría de relaciones laborales, todas ellas referidas a todo el período de la concesión. La ciudadanía tiene derecho a saber fehacientemente que ha pasado en este departamento, y en que se ha gastado su dinero. Ha llegado la hora de acabar con el oscurantismo de Marina Salud y de toda la privatización sanitaria.

La ciudadanía de la Marina Alta tiene todo el derecho a recibir una asistencia sanitaria digna. Después de tantos años de sufrir el maltrato de Marina Salud no es el momento de andar con paños calientes o con operaciones estéticas. La vuelta de la sanidad a la gestión pública en nuestra comarca tiene que ser una realidad y tiene que empezar ya, sin más dilaciones ni maniobras extrañas, y el nuevo gobierno valenciano tiene que ser muy consciente de que no vamos a conformarnos con menos.

intersindical-un-programa

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies