La Policía Nacional detiene a la presunta autora de un delito de estafa bancaria a una mujer de 77 años de edad

Los hechos ocurrieron sobre el mes de marzo del año pasado, cuando una ciudadana residente en Denia, interpuso una denuncia en la Comisaría de Policía Nacional de la localidad, puesto que había extraviado su tarjeta bancaria y posteriormente alguien la había utilizado fraudulentamente provocándole un perjuicio económico de 2.600 euros, entre reintegros de efectivo en cajero y transferencias bancarias a otras cuentas.

Las pesquisas policiales comenzaron en el supuesto lugar donde la víctima había manifestado que, posiblemente, había extraviado la tarjeta, al parecer, un supermercado de la ciudad donde manifestó que podía habérsela dejado tras realizar unas compras, continuando con la realización de gestiones relativas al destino del dinero transferido.

Así las cosas, los investigadores, finalmente dieron con la titularidad de la cuenta bancaria de destino de las fraudulentas transferencias realizadas desde la cuenta de la víctima, resultando ser una mujer de nacionalidad española, de 30 años de edad y residente en la misma localidad.

Una vez averiguada su identidad, se la detuvo y se le tomó declaración en dependencias policiales, a raíz de lo cual se consiguió averiguar que la arrestada, en realidad, debía tratarse de quien comúnmente se suele denominar “mula” dentro del argot delincuencial, escalón intermedio en delitos de estafa principalmente, cuya función es facilitar sus datos para la apertura de una cuenta bancaria que se usa como destino de las transferencias fraudulentas que se realizan desde la cuenta de la víctima, desde la que posteriormente, se transfiere el dinero hacia otra cuenta, no sin antes quedarse la “mula” con su comisión.

De este modo, los investigadores, consiguieron averiguar que la arrestada tenía una cómplice, también de nacionalidad española y de 24 años de edad, quien presuntamente habría participado en los hechos conjuntamente.

Tras cotejar los agentes las imágenes del lugar donde la víctima manifestó que había utilizado la tarjeta por última vez, así como del cajero donde se realizaron las extracciones de efectivo observaron, que la mujer que aparecía en ellas se asemejaba bastante con esta presunta segunda autora, sin embargo, la misma no ha sido aún detenida puesto que, al parecer, residía en otra provincia.

La detenida, de nacionalidad española, de 30 años de edad, sin antecedentes previos fue puesta en libertad tras prestar declaración en dependencias policiales, quedando a la espera de comparecer en sede judicial cuando sea citada para ello.

La función de “mula” y sus consecuencias penales

Dentro de este tipo de delitos, quien hace de “mula”, es normalmente un miembro que, a priori, parece haber sido utilizado fraudulentamente para ejecutar la estafa, así es de hecho como se declaran cuando son detenidos por la Policía, sin embargo, se trata de otro autor más conocedor del delito y cuya participación lleva aparejada serias penas en el código penal del mismo modo que cualquiera de los componentes del entramado, bien como partícipe del delito, bien como responsable del blanqueo de capitales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.