La GVA financiará la creación de un Observatorio Marino en la Estación Científica Montgó-Dénia

La Generalitat Valenciana, a través de la Dirección General de Ciencia e Investigación (Conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital) financiará la creación de un Observatorio Marino en la Estación Científica Montgó-Dénia (https://web.ua.es/escimo/ ), dentro de la convocatoria «Thinkinazul: Estrategia Conjunta de Investigación e Innovación en Ciencias Marinas – Plan Complementario De I+D+I -Plan De Recuperación, Transformación Y Resiliencia».

Este proyecto, cuyo investigador principal es el profesor de la Universidad de Alicante y coordinador de la Estación Científica Montgó-Dénia (, Cesar Bordehore, se denomina «Observatorio Marino integral en la costa de Oliva-Dénia-Jávea para la conservación de la biodiversidad, observación del cambio global y fomento de la economía azul (OBSERMAR-CV)» y su finalidad es establecer de manera permanente en el tiempo -tras un período de tres años de impulso directo desde la GVA- un Observatorio Marino integral en la costa de los municipios de Oliva-Dénia-Jávea (entre el puerto de Oliva y el Cap de la Nao).

Este Observatorio Marino analizará en el área de estudio (casi 40km de litoral) tanto datos ambientales y pesqueros como socioconómicos por parte de un equipo multidisciplinar de investigadores pertenecientes a la Universidad de Alicante, la Universidad Politécnica de Valencia, la Universidad Miguel Hernández, el Instituto Geológico y Minero y el CSIC, y además contará con colaboraciones de otros investigadores de instituciones internacionales de primer orden, como la Universidad de British Columbia (Canadá) o la Universidad de North Carolina (Estados Unidos).

Este tramo de costa se convertirá en uno de los tramos de litoral español mejor estudiado, no sólo con la intención de conocer aspectos de ciencia básica (por ejemplo relacionados con la absorción de CO2 por parte del mar o la reducción de pH), mejora de la calidad de las aguas y de la biodiversidad marina, determinar patrones de corrientes y la erosión de playas y movimientos de arena, sino también para proponer modelos de gestión del litoral que optimicen el rendimiento económico -tanto de actividades como la pesca profesional, o actividades recreativas y turísticas relacionadas con el mar- y que éste sea sostenible en el tiempo y, además, compatible con la conservación y mejora de la biodiversidad.

El grupo de trabaja lo conforman expertos en biología pesquera, Posidonia oceanica, contaminación marina, hidrogeólogos, modelización matemática, turismo sostenible, economía aplicada, sociólogos y derecho ambiental y pesquero. Por otro lado, se promoverá la participación y traslado de información obtenida hacia diferentes agentes relacionados con el mar directa o indirectamente, como los Ayuntamientos implicados (Dénia, Jávea y Oliva), las cofradías de pescadores, entidades y empresas turísticas relacionadas con el turismo, el sector náutico recreativo, asociaciones o fundaciones con trayectoria en iniciativas de conservación y estudio del medio marino -como la Fundació Baleària o la Asociación Obesmar-  y las diferentes Consellerias con competencias en medio ambiente y el parque natural, pesca, puertos e infraestructuras y economía, y a nivel estatal, tanto Costas como la Subdirección General para la Protección de la Costa y del Mar.

Este proyecto promoverá además la extrapolación de soluciones de mejora de gestión ambiental y socio-económica a otras áreas, tanto nacionales como internacionales gracias a la integración de la Estación Científica Montgó-Dénia dentro de la red europea de Estaciones Científicas Marinas (https://www.marinestations.org/ y European Marine Observation Network https://emodnet.ec.europa.eu/en) o la Integrated Carbon Observation System ICOS
(https://www.icos-cp.eu/observations/ocean/stations).

El proyecto propone tres líneas básicas de actuación:

1) Implementar un sistema de monitorización in-situ, mediante un programa de muestreos periódicos (de variables biológicas y físico-químicas, seguimiento de nutrientes mediante isótopos estables de nitrógeno y oxígeno, y monitorización de contaminantes emergentes como microplásticos). Conocer el punto de partida de parámetros clave es necesario para analizar tendencias y abordar aspectos como la resiliencia de los ecosistemas marinos.

2) Establecer una red de avistamientos y observación del mar basado en la ciencia ciudadana, en la cual la población en general y agentes relacionados con el medio marino (pescadores, navegantes, marinas deportivas, clubes de buceo, empleados de los servicios de vigilancia y socorrismo en playas, policía local, etc.), que reportarían de manera sistemática la presencia tanto de elementos contaminantes (plásticos, vertidos de hidrocarburos, etc.), como organismos que puedan suponer un problema para la conservación de los ecosistemas marinos (especies invasoras. e.g. Caulerpa cylindracea) o para la salud de las personas (como las medusas), o el uso indebido del litoral (fondeo en praderas de Posidonia oceanica, etc.)

3) Aumentar el conocimiento de la ciudadanía en general y sectores específicos sobre el medio marino y la economía azul. Con especial enfoque en los sectores profesionales relacionados con el  mar: pesca profesional, turismo náutico (navegación, buceo), e institutos y colegios de los tres municipios.

4) Realizar modelos dinámicos de predicción (“Qué pasaría si…” ) de la evolución de variables ambientales y socio-económicas en la zona de estudio, tanto teniendo en cuenta aspectos como la conservación de la biodiversidad como las actividades económicas ligadas al mar (Economía Azul). Se propondrán oportunidades de mejora socioeconómica, optimización del rendimiento económico, de minimización del impacto ambiental y de mejora de los hábitats relevantes.

Estaciones Científicas ligadas a un territorio de alto valor 

La investigación ambiental y marina centrada en un territorio concreto necesita la movilización de recursos materiales y humanos que es imposible de abordar sin unas instalaciones cercanas que permitan desde la obtención de muestras y la realización de diferentes análisis en el laboratorio, operaciones de buceo o la estancia de investigadores venidos de diferentes puntos tanto de la Comunitat como de otros centros nacionales e internacionales.

Las estaciones científicas biológicas (en este caso principalmente marina y ambiental) tienen una gran relevancia para conocer el territorio y facilitar el acercamiento de la investigación aplicada a los estudios de campo.  Esta estrategia de centros de investigación y docencia universitaria de acercar la investigación a áreas concretas de alto valor ambiental y socioeconómico se sigue por los mejores centros de investigación internacional y se establecen en áreas únicas, donde valga la pena dedicar un esfuerzo extra, y esta costa es uno de estos puntos (este documento resume las ventajas de este tipo de instalaciones de campo “Enhancing the Value and Sustainability of Field Stations and Marine Laboratories in the 21st Century” https://www.nap.edu/download/18806).

Dentro de las aguas litorales de la península, el litoral de Oliva-Dénia-Jávea es una de las zonas más heterogéneas debido a la transición entre los arenales del sur del golfo de Valencia y los acantilados del norte de la provincia de Alicante. Además incluye varias áreas protegidas marinas: la Reserva Marina del Cabo de San Antonio, LIC Almadrava y el LIC Marina Alta,  una flota de pesca artesanal relevante, un valor cultural del mar indiscutible y un uso turístico-recreativo del mar en auge (navegación, buceo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies