Los profesionales de la hostelería y los agentes comunitarios implicados en el programa Servicio Responsable obtienen una buena valoración en la evaluación anual de la iniciativa

La evaluación del impacto del programa “Servicio Responsable” en el municipio de Dénia en 2021 se ha presentado hoy. Libe Mariscal, representante de Hazkunde, entidad encargada de la formación y evaluación de este programa nacional de prevención de las drogodependencias en el sector hostelero, ha expuesto las principales conclusiones de la evaluación acompañada por la concejala de Igualdad y Políticas Inclusivas, Melani Ivars, y la gerente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la Marina Alta (AEHTMA), Reme Cerdá.
El Ajuntament de Dénia, a través de la Unidad de Prevención Comunitaria en Conductas Adictivas (UPCCA), y la asociación de hostelería colaboran desde 2014 en la implantación del programa en Dénia. Empezó dirigiéndose a los locales de ocio nocturno, pero, desde este año, ha señalado la concejala Melani Ivars, se ha ampliado a bares, cafeterías, restaurantes y hostales.
La evaluación llevada a cabo por Hazkunde ha tenido en cuenta, por un lado, la implicación comunitaria en el programa. Para conocer este grado de implicación se han realizado 11 entrevistas a agentes comunitarios relacionados con el proyecto: técnicos de salud, de policía y de educación, así como agentes sociales.
El resultado del análisis desvela como puntos fuertes de la implicación comunitaria acciones que se han llevado a cabo como la formación de agentes sociales como formadores, la implicación técnica y política del ayuntamiento, la formación de hosteleros, el buen nivel de satisfacción y motivación con la filosofía del programa y la formación recibida por parte del alumnado del ciclo de Hostelería del IES Maria Ibars. Como puntos débiles, la evaluación apunta al impacto de la pandemia en la hostelería y la coordinación con el sector.
En segundo lugar, se ha analizado la implicación del sector hostelero, extrayendo los resultados e un cuestionario realizado entre los locales adheridos al programa. Se han observado, por una parte, conductas de dispensación responsable como la promoción de bebidas sin alcohol, la venta de agua a bajo precio y la prohibición del consumo de alcohol a menores. En el lado opuesto, la conducta de dispensación responsable menos frecuente entre los participantes es negarse a servir alcohol a personas con síntomas de embriaguez.
En lo referente a pautas ambientales saludables entre los establecimientos hosteleros, se observa que los locales llevan a cabo un control de la ventilación, hay seguridad e higiene en las instalaciones, se realiza un control de aforo, el personal de admisión evita la entrada a personas que tengan una actitud agresiva y el personal trata con respeto y profesionalidad a la clientela. La pauta que menos practican los establecimientos en Dénia es ofrecer a su clientela alternativas y/o información relacionadas con transporte público y retorno seguro.
La tercera parte de este informe consiste en evaluar la incidencia de riesgos asociados al consumo de alcohol y/u otras drogas en locales adscritos al Código de Buenas Prácticas en comparación con locales no adscritos. Aquí el trabajo de campo ha consistido en la realización de encuestas entre 250 personas, un 53% hombres y un 47% mujeres, clientes de locales tanto adscritos como no al Servicio Responsable, con una media de edad de 25 años.
En líneas generales, se puede afirmar que la clientela percibe con mayor frecuencia conductas preventivas en los locales formados que en los que no lo están, apreciándose diferencias significativas cuando hablamos del control del consumo de alcohol en menores y de la capacidad de negarse a servir alcohol a personas en situación de embriaguez. No se observan diferencias significativas respecto a otras conductas, que se perciben como poco frecuentes en ambos grupos.
También se ha constatado que los locales que han recibido formación son “significativamente más saludables” que los locales no formados. Se observan diferencias especialmente en el control del aforo, así como en la respuesta a situaciones de emergencia, que es más probable en los locales que ha participado en la formación.
Con todo, la evaluación concluye que el proyecto Servicio Responsable en Denia ha conseguido el objetivo de facilitar la reducción de riesgos asociados al consumo de alcohol a través de las acciones diseñadas y que los locales que han participado en el programa muestran conductas de dispensación responsable y pautas ambientales saludables en mayor medida que los locales que no han participado en el programa.
En esta línea, la gerente de AEHTMA, Reme Cerdá, ha subrayado que los hosteleros se tienen que enfrentar a diario a situaciones difíciles “y tener mecanismos para responder requiere de una formación capacitada, es decir, participar en la formación de Servicio Responsable”. Cerdá ha concluido su intervención agradeciendo a la Concejalía de Igualdad y Políticas Inclusivas que abandere iniciativas como esta.
Finalizados los parlamentos, se ha hecho entrega de los certificados y distinciones a las personas y establecimientos que han realizado la última formación de Servicio Responsable, impartida en el mes de junio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies