Opinión Maria Mut: Recuerdos de nuestra infancia: el juego de la ciudad.

Me comentaba una amiga hace una semana, con mucha ironía en esto del tema de las obras, que estaba volviendo a su infancia, a la época esa de los boys scouts o los montañeros, cuando una de nuestras mayores diversiones ( no había aparatos electrónicos en aquella época) consistía en EL JUEGO DE LA CIUDAD.

¿Se acuerdan ustedes y os acordáis vosotros, esos que estamos en la edad intermedia y que nos pilló esta época allá por los 80?

El juego consistía en cruzar la ciudad siguiendo las pistas que se nos daban para encontrar el tesoro escondido. Era divertidísimo y agudizaba nuestra inteligencia. Al final, el equipo que resultaba ganador, conseguía el tesoro tan preciado por el que todos luchaban, que normalmente era alguna que otra insignia que lucíamos en nuestra solapa con un orgullo desbordado.

Pues miren, hoy en día, y desde hace varios meses, este es el juego al que jugamos todos los días la mayor parte de los vecinos de Denia y todos aquellos que nos visitan. ¿Y cómo jugamos?

Estas son las reglas del juego:

1.- Hay que planificar con antelación el recorrido que queremos hacer cada día.

2.- Debemos salir de casa con antelación para poder ir sorteando los obstáculos que cada día nos encontramos.

3.- Cruzamos los dedos de buena mañanita a ver si hoy no nos encontramos con tantos montones de arena, o polvo por la calle, o tantas calles cortadas.

4.- A pesar del calor, nos planteamos ponernos las chirucas para poder llegar al final del trayecto.

5.- Damos vueltas, y vueltas, y vueltas con el coche, mientras admiramos nuestra maravillosa ciudad patas arriba,  sin despistarnos mucho para ver si encontramos  un hueco para poder aparcar, porque algunos no vivimos en el centro de la ciudad y no nos queda más remedio que venir  con nuestro vehículo.

Y cuando hemos contemplado con estupor el caos en el que Denia se ha convertido desde hace meses y hemos observado que, desgraciadamente, algún que otro comercio ha cerrado sus puertas…..  Encontramos el TESORO.

¿Qué cuál es el tesoro? L o habrán descubierto ustedes a lo largo del artículo:  hemos llegado, sanos y salvos a nuestra meta y, para colmo, hemos encontrado una plaza para poder dejar reposar nuestro coche mientras se llena del polvillo ese que está conquistando nuestra ciudad.

 

Que sí, que sí, que las obras son necesarias para hacer una Denia más bonita, no lo niego, pero … ¿no se podría haber evitado este caos con una mejor planificación para que no jugáramos todos los días a la búsqueda del tesoro?

 

MARIA MUT MEZQUIDA

CONCEJAL Y PORTAVOZ.

POPULARES DÉNIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *