Vicent Grimalt, alcalde de Dénia: «Turismo: un desafío permanente»

Turismo: un desafío permanente
Vicent Grimalt, alcalde y concejal de Turismo de Dénia
Vivir del turismo requiere de un esfuerzo continuo de innovación, de transformación, de adaptación. Contrariamente a lo que muchas veces se insinúa al decir que tal o cual municipio “vive del turismo”, como dando a entender que hemos optado por el camino fácil y sobrevenido, esta elección es un desafío constante que nos obliga, como modelo económico y como sociedad, a la reinvención permanente.
Y me atrevo a afirmar que Dénia es un gran ejemplo de la profesionalización del desafío de vivir del turismo. Este fin de semana viviremos de nuevo el gran despliegue del Festival Gastronómico D*na: una prueba de que la desestacionalización turística es posible si se le pone ingenio y originalidad a nuestra oferta; la evidencia de que nuestra ciudad es mucho más que sol y playa; la constatación de que el turismo es una especialización, dentro de los modelos económicos posibles, que puede y debe ser transversal, integradora y enriquecedora.
Consecuencia lógica y a la vez motor de despegue, consolidación y reconocimiento de nuestro nombramiento como Ciudad Creativa de la Gastronomía UNESCO, el D*na ha conseguido poner a Dénia en el foco de la crítica gastronómica pero también en la agenda turística posterior a la temporada veraniega. Y el tándem potente que han constituido, D*na y Ciudad Creativa, ha multiplicado la visibilidad y fortalecido en confianza a un sector, el de la hostelería y la restauración, que lleva muchos años moviéndose en estándares de calidad muy exigentes y ajustados a esa especialización turística que nos caracteriza. Somos, efectivamente, unos GRANDES PROFESIONALES DEL TURISMO.
Esta edición del festival gastronómico, además, los tiene a ellos, a los restauradores, como protagonistas. El D*na tendrá dos sedes en la calle, para que grandes personalidades de la cocina compartan con todos nosotros sus experiencias; pero el alma del festival este año se cocina a fuego lento en los establecimientos que han aceptado el reto D*na: demostrar que la excelencia que nos ha hecho Ciudad Creativa nace en los campos y el mar que nos rodean, en las tradiciones que son nuestra esencia y en las cocinas que se han mantenido fieles al cariño y la sostenibilidad con los que elaboraban los platos de diario abuelas y madres.
Con la ayuda inestimable del chef Quique Dacosta, uno de nuestros mejores embajadores, y el apoyo de Turisme Comunitat Valenciana –dos avales que dicen mucho del potencial que ven en Dénia ojos expertos-, hemos conseguido que en diciembre nuestra ciudad sea una opción a visitar durante el puente; que la gastronomía dianense sea un factor de peso a la hora de decidir qué destino visitar; que el sabor de un plato degustado en Dénia despierte el interés de los comensales por conocer la riqueza del entorno natural inmediato del que provienen los ingredientes y la historia de este pueblo de la que es herencia también su cocina; que los más jóvenes vean en la hostelería, la restauración y la cocina una alternativa solvente de futuro; que los productores de proximidad recuperen la esperanza y la confianza.
Hemos conseguido mucho, muchísimo. Y a mí personalmente, como alcalde y concejal de Turismo, lo que más me impresiona aún hoy, casi seis años después del nombramiento de Dénia como Ciudad Creativa de la Gastronomía, es la ilusión y la implicación de profesionales y ciudadanía en general en este proyecto de reinvención, que es también, paradójicamente, un proyecto de recuperación del orgullo por nuestra identidad más tradicional.
¡Buen fin de semana de D*na! Gracias por hacerlo posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.